Skip to content

Los salmos como vida y como adoración

Los salmos como vida y como adoración

Seguramente habrás escuchado alguna vez que este famoso libro que está dentro de la Biblia llamado “salmos”, es un libro que más allá de contener información, o de poseer un texto escrito como tal, es un libro que registra canciones.

En particular, el libro registra 150 de ellas, con diferentes temas, con diferentes contextos, y con diferentes estados de ánimo.

En realidad, si lo pensamos, tener un libro como el libro de salmos en la biblia es un detalle y un gran regalo que Dios nos ha dado a nosotros como humanidad.

El simple hecho de pensar que dentro del mensaje que Dios quería darnos, le dió un enfásis a un libro que está compuesto de 150 cantos. Es normal para el ser humano disfrutar la música como una herramienta que puede ayudarnos a expresarnos y a disfrutar, Y que gran regalo pensar que Dios nos ha dado ese instrumento también para crecer en nuestra devoción a él.

Por medio de esta entrada queremos destacar una gran verdad que el libro de salmos tiene para cada uno de nosotros y nuestra vida de adoración.

Diferentes tonos

Una de las cosas que pueden destacarse de cada uno de los salmos que están en este libro, es que hay una gran variedad de tonos que diferencian a un salmo de otro.

No es muy complicado darnos cuenta que habrá salmos que expresan una tremenda alegría como consecuencia de ver la mano de Dios en las circunstancias de una persona, pero también darnos cuenta que hay salmos que expresan una profunda tristeza y desánimo por alguna circunstancia difícil por la que el autor está pasando.

Es muy importante tener esto en mente a la hora de aproximarnos a los salmos, ya que no debemos pensar que los salmos son una fiesta de alegría por gente que está de pie sobre la colina de Las victorias de la vida.

Salmos, tienen diferentes tonos en el ánimo del canto.

¿Por qué es importante tener eso en mente?

Como vida

Porque los salmos, más allá de ser simplemente músicos componiendo mediante un proceso creativo y musical, realmente son personas que escribían y musicalizaban todas aquellas cosas que vivían y como Dios está obrando en medio de sus situaciones.

Si los salmos son canciones, pero también son relatos de la vida de diferentes personas y cómo ellos veían a Dios en sus vidas.

Así que por resumir esta idea, pudiéramos decir lo de la siguiente manera: Los salmos no son la composición de una canción, sino la expresión de una devoción.

Salmos como vida

Y es en este punto en donde las dos ideas anteriores tienen sentido y se fusionan para hablar una gran verdad a nuestra vida.

Y es que, la melodía que se está componiendo a través de la vida y el camino que estamos recorriendo de la mano de Dios, a veces tendrán tonos de alegría, a veces tendrán tonos de gratitud, pero también a veces tendrán tonos de desánimo, o tonos de desesperación.

De alguna manera, el libro de los salmos nos recuerda que sea que estemos en nuestro mejor momento, o sea que estemos en nuestro peor momento, nuestra vida puede seguir siendo una canción que declara la fidelidad de Dios sin importar el tono de la circunstancia en la que nos encontramos.

Adoración

Y si de por sí esto es una gran noticia, a la vez salmos nos recuerda que sin importar el tono de la canción de la temporada en la que nos encontramos, nuestra vida sigue siendo una expresión de adoración que es recibida por Dios y que pueda glorificar su nombre.