Todo tiene un orden

¿Alguna vez has entrado a un restaurante y la música estaba demasiado fuerte? ¿O quizá fuiste a un baño y te diste cuenta —¡muy tarde!— que no había papel? ¿Te has dado cuenta que cuando estás en un lugar donde hace mucho calor te dan ganas de dormir, y si hace mucho frío, te dan ganas de irte?

¿Por qué es necesario un equipo de coordinación en tus reuniones?

Existen mil y un distracciones en todas partes y la iglesia no está exenta de ellas. En la reuniones generales todos los que colaboramos estamos haciendo tantas cosas y todos tenemos responsabilidades tan diferentes que a veces es muy difícil mantener todo en orden y coordinado. De ahí es de donde nace la necesidad de un equipo de personas que se dediquen a poner atención a los detalles: el equipo de coordinación.

¿Quiénes son?

El equipo de coordinación se encarga de mantener el orden durante las reuniones y eventos de la iglesia. Está compuesto por personas que se aseguran de que el programa de la reunión se lleve a cabo sin complicaciones y que se siga al pie de la letra.

¿Cuál es el objetivo?

Sabemos que cada semana hay personas que se reúnen en la iglesia con un deseo de encontrarse con Jesús, por lo que la tarea principal de este equipo es eliminar todas las distracciones que pudieran alejar a las personas de conectarse con Dios.

¿Qué hacen?

La mayoría de las tareas de un equipo de coordinación tiene que ver con la observación. Es prácticamente estar evaluando cada detalle y vivirlo como espectador. Tiene que ver con pensar en cómo esos detalles pueden ayudar o estorbar para que la gente se enfoque solamente en brindar alabanza a Dios. Algunas de las tareas también tienen que ver con ayudar al equipo de audio a regular el nivel del volumen, revisar la limpieza de los baños antes y durante la reunión, ayudar a controlar la temperatura del lobby y del auditorio, asegurarse de que las personas que vienen por primera vez se sientan bienvenidas; en pocas palabras, este servicio consiste en resolver problemas y afinar detalles. La solución a todos estos detalles realmente marca la diferencia.

¿Qué tipo de personas pueden desempeñar este rol?

Si estás considerando abrir un equipo de coordinación en tu iglesia o bien agregar personas nuevas, debes considerar lo siguiente: el equipo de coordinación debería de estar dispuesto a suplir todo tipo de necesidades. Cuando existe un problema, el equipo de coordinación busca una solución y lo resuelve. Da la mano para ayudar sin intimidarse porque el trabajo sea grande o pequeño. Además de eso, está dispuesto a apoyar en otros equipos de servidores. Por esta razón, deberás de buscar personas que tengan la capacidad de manejar diferentes tareas simultáneamente, conocimiento básico de cada equipo de servidores dentro de la iglesia y que puedan dar la milla extra, pero sobre todo, que tengan un corazón de servicio.

Cosas que la gente cree de un equipo de coordinación

Algunas personas creen que el equipo de coordinación se dedica solamente a dar órdenes, decirle a la gente qué hacer, cómo y cuándo hacerlo. Otros piensan totalmente lo contrario, que el equipo de coordinación no hace prácticamente nada. Es importante que entiendas estos dos prejuicios para que puedas liderar a tu equipo para romper con estos prejuicios. Primero, es necesario entender que lejos de dar órdenes, este equipo está completamente preparado y dispuesto a servir. Por esa razón, está listo para cumplir con cualquier necesidad, pero también debe conocer las mejores maneras de pedir las cosas. Todo se debe de pedir por favor, sin gritar, sin enojarse, sin estar corriendo de un lado a otro por más estresante que sea el contratiempo que surgió o el área de oportunidad que se necesita cubrir.

Por otro lado, hablando de quienes creen que un equipo de coordinación no hace nada, en parte tienen razón en el sentido de que cuando parece que no estamos haciendo nada es porque todo está fluyendo, todos los equipos están poniendo de su parte y todo está en orden. Disfruta cada uno de estos momentos porque significa que están haciendo las cosas bien.

En conclusión, tener un equipo de coordinación es fundamental en una iglesia, ya sea que sea algo formalizado o básicamente un equipo de servidores que desempeñen estas tareas. Todo esto con el objetivo de brindar estabilidad y orden a las reuniones de la iglesia para que la experiencia de cada persona sea libre de distracciones y puedan enfocarse en lo más importante: conectarse con Jesús.

Recuerda que muchas de estas tareas involucran principios bíblicos como pensar en el otro primero, servir a los demás, dar la milla extra, etc. Todas estas son cosas en las que Jesús vino a darnos el ejemplo y a enseñarnos cómo hacerlas. Tener un Dios excelente nos hace querer servirlo de esa misma manera: con excelencia.

Entradas recomendadas