Skip to content

El ABC de las secuencias

Las secuencias son un archivo de audio correspondiente a una canción en particular que por lo general contiene un metrónomo, una voz guía y la grabación de los distintos instrumentos presentados en canales independientes. Estos archivos de audio están predefinidos, cuentan con el intro, el final de la canción y todo lo que está en medio: versos, coros y puentes musicales.

Si aún no te queda clara esta definición, hagamos el siguiente ejercicio: trae a tu mente tu canción favorita. Seguramente ésta cuenta con una voz principal, un coro y diversos instrumentos como un teclado, una guitarra, una batería, entre otros. Puede ser que además de esto, contenga sonidos de sintetizadores u otro tipo de arreglos. Imagina que el estudio de grabación en donde se produjo esa canción y en donde se grabaron todos esos instrumentos y sonidos independientes te obsequia el archivo original de la mezcla del audio. 

En este archivo podrías encontrar diferentes canales, cada uno de estos correspondiente a cada uno de los elementos que componen la canción y tendrías la oportunidad de manipularlos individualmente. Esto es muy parecido a lo que sucede con el archivo de una secuencia, excepto que este incluye también un metrónomo y una voz guía.

¿Por qué un metrónomo?

El metrónomo o click es un sonido repetitivo que marca el ritmo de la canción según sus BPMs (Beats per minutes) con la intención de guiar las voces y los músicos al mismo tiempo.

Una de las características que normalmente distingue a las bandas profesionales de las que no lo son es el tempo. Es muy común que la gente lo subestime. Sin embargo, mantener a tu equipo en el ritmo correcto es importantísimo .

Posiblemente te ha ocurrido que estás, junto con tu equipo, a punto de iniciar una canción cuando de repente te diste cuenta de que sin querer empezaste a tocarla más rápido de lo que era. En estas situaciones te ves forzado a seguir cualquiera de estas dos opciones: terminar la canción completa a un ritmo acelerado o bien, poco a poco bajar la rapidez de la canción hasta alcanzar el tempo que le correspondía originalmente. Esta segunda opción es sumamente difícil de lograr sin ocasionar repercusiones notables en el sonido de la banda.

Por lo anterior, el metrónomo es el artefacto perfecto para traer orden a tu banda en ese sentido. Si aún no lo acostumbras usar en tu equipo de alabanza para los ensayos o incluso en vivo, te recomendamos mucho que le des una oportunidad.

Sin embargo, es nuestra responsabilidad advertirte que por lo general el uso del metrónomo sucede en tres fases.  En la primera, cuando recién lo estás implementando es muy posible que te resulte confuso, que tengas dificultad para seguirlo y que te sientas incómodo usándolo, posiblemente hasta termines odiándolo. En la segunda fase ocurre completamente lo opuesto, encuentras tanto orden, soporte y descanso en el click que se te hace difícil tocar sin él. Y por último, en la tercera fase, aprendes a tocar en el tiempo correcto independientemente de si cuentas con un metrónomo o no. Esta última fase es a la que todos debemos aspirar.

¿Para qué sirve la voz guía?

La voz guía es una grabación que como su nombre lo indica, pretende guiar a los músicos y voces a lo largo de la canción anticipándolos a cada una de las partes de la canción según su estructura. Esta voz le indica a la banda cuando deben de repetir un coro, cuando sigue el puente, en fin, cada parte de la canción.

¿Alguna vez te ha sucedido que después de un coro la voz principal de la banda procede al coro mientras que las voces secundarias asumen que seguía el verso y sus voces se tropiezan para luego voltearse a ver y con las miradas ponerse de acuerdo de qué es lo que realmente sigue? Este tipo de errores son de los más comunes en la iglesia y podrían solucionarse con la voz guía de las secuencias.

Algunas iglesias tienen esta práctica a través de un Director Musical que se dirige a los músicos a través de un micrófono talkback directamente a sus monitores in-ears. La voz guía de las secuencias puede ayudar cuando ese Director Musical es también parte de la banda. Esto le quitaría la distracción y responsabilidad de estar guiando al equipo mientras ejecuta su rol de cantante o músico.

¿Cuál es el objetivo de usar secuencias?

El objetivo de las secuencias es enriquecer el sonido de tu banda en vivo y hacerla crecer profesionalmente. Es necesario que mantengas este objetivo en mente y lo recuerdes constantemente ya que más adelante entenderás que podrías hacer uso incorrecto de las secuencias trayendo problemas y heridas a tu equipo.

 

Esto no significa que las secuencias sean malas pero sí que tienes que tienes que usarlas como una herramienta de crecimiento, no de sustitución. Hay muchos escenarios en los que eso podría ocurrir. Por ejemplo, en algunas iglesias silencian el sonido del bajista que está tocando en vivo y reproducen el bajo de la secuencia. El ser sustituido por la computadora no se sentirá bien para nadie. Evita hacer ese tipo de movimientos y en lugar de eso, ofrécele a tu bajista la secuencia para practicar y eventualmente desarrollar la habilidad que le permitirá tocar la canción de la mejor manera.

Tampoco deberías usarlas para ocultar tus faltas de liderazgo o tu habilidad para reclutar o capacitar músicos y voces. Otro escenario incorrecto en el uso de secuencias es quedarte cómodo con miembros virtuales en tu banda sin esforzarte por reclutar miembros reales. Si todo el tiempo te apoyas en el teclado de las secuencias puede ser que en tu iglesia nadie vea la necesidad que hay y se ofrezca como voluntario para aprender y cubrir esa necesidad.

Es tu responsabilidad como director de alabanza reclutar y capacitar a tu equipo. Aprovecha para pastorearlos, hacerlos crecer y hacer conexiones mucho más profundas que simplemente tocar juntos. Siempre mantén una cultura de honra.

¿Cómo me beneficia implementar secuencias en mi iglesia?

Como mencionamos anteriormente, las secuencias se pueden manipular a fin de lograr diferentes objetivos tanto en vivo como en tiempos de ensayo. Esto te da la oportunidad de hacer tus propias configuraciones, ya sea que quieras silenciar algunos canales para escuchar determinados instrumentos o modificar la canción para que el coro se repita cierto número de veces. Aquí te dejamos algunos de los beneficios que puedes encontrar al implementar el uso de secuencias en tu iglesia.

1.

Enriquece la canción agregando arreglos, sonidos u adornos que por alguna u otra razón no puedes reproducir en vivo. Esto sucede por ejemplo cuando quieres agregar sintetizadores de una canción en particular y no quieres destinar tu teclado para eso. O por ejemplo, cuando la canción tiene un puente musical muy complicado, etc.

2.

Te ayuda a mantener el ritmo. Como lo mencionamos anteriormente, mantener el ritmo es una de las cosas más importantes al momento de tocar una canción.

3.

Te da la oportunidad de sincronizar tu ejecución con otros medios digitales. Si aprendes a respetar los tiempos de la canción puedes tocar a la par de que reproduces un video lyric, tocar por encima de un video temático de acuerdo a la letra de la canción o bien, acomodar un video testimonial en el puente para continuar con la canción en el coro, preparar la canción para conectarla con otra. Muchas más cosas se pueden lograr, todo depende de lo que quieras resaltar en ese tiempo.

4.

Es una herramienta increíble para ensayar. Para esto, existen dos formas de hacerlo. La primera tiene que ver con silenciar todo excepto tu instrumento, escucharlo y tocar junto con el una y otra vez a fin de aprender la ejecución y practicarla. La otra tiene que ver con todo lo contrario, silenciar tu instrumento para ensayar con la banda virtual completa. Esto es como si estuvieras con todo tu equipo de alabanza ensayando presencialmente y sin errores.

5.

La voz guía te marca la pauta. Esto te da libertad de modificar la estructura de la canción original. Mucha gente pudiera creer erróneamente que el usar secuencias te limita porque implica tener mucho orden pero lejos de eso, te permite hacer las modificaciones que quieras a la canción teniendo la tranquilidad de que tendrás una guía que mantenga a los músicos en el mismo canal y les recuerde la parte de la canción que sigue.

6.

Complementa tu equipo de alabanza. Las secuencias te permiten agregar músicos, sin embargo, recuerda lo que te advertimos en la sección anterior: evita a toda costa sustituir músicos por la computadora. Mas bien, aprovecha esta característica para completar la falta de algún instrumento o enriquecerla con instrumentos o sonidos que por alguna razón no puedes reproducir en vivo.

7.

Te da la libertad de fluir o improvisar en tu instrumento. Muchas veces, decides utilizar los acordes base de la canción en la secuencia, ya sea en teclado o guitarra, y esto te da la oportunidad de hacer arreglos espontáneos.

8.

Te permite modificar el tono y el tiempo de la canción. Esto es importante para ajustar la canción con el rango vocal de las voces y asignarle el tiempo necesario, ya sea que la quieran tocar un poquito más rápido o más lento para unirla con alguna otra canción o cualquier otra cosa.

9.

Te permite dividir las pistas en distintos canales. En un lado podrías configurar lo que los músicos necesitan escuchar a través de sus monitores in-ears como lo es la voz guía y el metrónomo y por otro lado podrías configurar los arreglos o instrumentos de la secuencia que enviarán a las bocinas externas de la congregación. Más adelante explicaremos cómo hacer esto.

¿En qué escenarios no me funcionará usar secuencias?

Sería un error pensar que las secuencias son para todos. De entrada puedo pensar en dos situaciones en las que las secuencias no son para ti.

1.

Si en tu iglesia hay una cultura muy improvisada. Por ejemplo, si en tu congregación se hacen cambios en el setlist o en las canciones de último minuto o si en tu equipo de alabanza normalmente pasan de una canción a otra sin tenerlo previamente estipulado y ensayado.

NOTA: esto no significa que las secuencias no te permitan fluir pero si es necesario usarlas con cierto orden.

2.

Si no cuentas con el equipo técnico necesario. Más adelante hablaremos del equipo técnico que necesitas para implementar el uso de secuencias en tu congregación. No es indispensable tener equipo de última generación, sin embargo, si deben de contar con algunas características importantes.

¿Qué necesito para utilizar las secuencias?

Estos requisitos varían dependiendo del uso que les pienses dar. Recuerda que las secuencias se pueden utilizar para ensayos o para tocar en vivo. En el primer escenario bastará con el archivo de la secuencia (puedes encontrar algunas en directorcreativo.pro), un software para reproducirla y manipularla (existen algunos como Ableton Live, Prime Multitracks, MainStage, entre otros.) y una computadora, celular o tablet que tenga la capacidad de ejecutar el programa.

Por otro lado, si quisieras utilizarlas en vivo, deberás contar con lo anterior añadiendo a esta lista un cable Stereo 1/8”>2 Mono 1/4”. Este cable se conecta en tu iPad, computadora o tablet y en el otro extremo tiene dos salidas. Te explicamos cómo funciona y por qué es necesario. Cuando utilizas las secuencias en vivo, tu eliges qué es lo que quieres escuchar internamente con tu banda y qué es lo que quieres que salga al público. La manera más sencilla de hacer esto es configurando la señal de manera en que una la estableces como izquierda y otra como derecha. Por esa razón el extremo del cable está dividido en dos. Lo que configures como izquierda saldrá por un cable y como derecha por el otro. Estos extremos separados del cable deberán de conectarse en dos canales separados de la consola, ya sea por medio de una snake o directamente en la consola. De esa manera la señal de música la puedes reproducir en la congregación mientras que el click y voz guía mandar a los monitores in-ears de tu equipo.

Para reproducir secuencias en vivo los in-ears son indispensables. Para ensayos podrías utilizar monitores tipo bocinas pero en vivo jamás será una opción por el simple hecho de que la iglesia estaría escuchando el click y las guías en vivo.

En resumen, recopilando lo anteriormente mencionado, esta es una lista de lo que necesitas para tocar las secuencias en vivo:

1.

El/los archivos de secuencias.

2.

Un software para reproducirlos y manipularlos

3.

Una computadora, tablet o celular

4.

Un cable Stereo 1/8”>2 Mono 1/4”

5.

Una consola

6.

Monitores in-ears

1.

Amplificador de audífonos

2.

Audífonos

¿Cómo puedo empezar a implementarlas?

Si en tu iglesia aún no utilizan secuencias y quieres implementarlas deberás tener en cuenta lo siguiente. Te recomendamos que no llegues un domingo por la mañana anunciándole a tu equipo que a partir de ese momento tocarán con secuencias. Es importante que sepas que el implementar secuencias es un cambio de cultura, implica cambios de cómo se van a organizar, a ensayar y cómo es que va a tocar la alabanza en tu iglesia. Por esa razón, se necesita tiempo y debes de ser paciente y preparar a los demás para el cambio.

Primero que nada, sería un error no incluir a tu pastor en esta decisión. Te recomendamos que le compartas tu visión de hacia donde quieres llevar tu equipo de alabanza, que le platiques las maneras en las que la implementación de secuencias los harían crecer como equipo pero también las formas en las que tendrías que cuidar los corazones de tu equipo. Después de eso, es importante que lo hables con tu equipo, que escuches sus opiniones, sus inquietudes, que los capacites en el tema, que vayan ensayando con ellas para sentirse cómodos poco a poco. Después pueden ir implementando solamente una canción con secuencias por domingo (generalmente se recomienda experimentar con la canción de despedida que es cuando la gente está más distraída porque ya se está llendo). De esta manera podrás ir midiendo a tu equipo, estudiando su avance y viendo cuando es el mejor momento de migrar completamente al uso de secuencias.

asiste al tallergratis

Lo único que tienes que hacer es registrarte.