Skip to content

¿Cómo lograr la producción que queremos con presupuesto limitado?

¿Como lograr la producción que queremos con presupuesto limitado?

En la actualidad, los avances tecnológicos nos ofrecen una gran variedad de equipos de multimedia que nos pueden ayudar a lograr una producción increíble. Sin embargo, si somos honestos, la mayoría de las veces estos equipos tienen costos muy elevados. Esto puede llegar a ser frustrante puesto que sabemos que los recursos electrónicos existen pero nuestro presupuesto queda muy lejos de su alcance.

Esta situación ha llevado a muchos a desanimarse, pensar que nunca alcanzarán la producción deseada y en algunas ocasiones, a conformarse con producciones caseras.

Si te sientes identificado con esta situación que acabamos de describir queremos que este artículo te anime y te ayude a ver que existen opciones a tu alcance que te pueden ayudar a mejorar y acercarte a un excelente nivel en la producción de tu iglesia.

Todo tiene una opción

Existen muchas formas de alcanzar un mismo resultado de producción. Puede ser que conozcas algunos de los recursos que te llevarán a ella pero que estés perdiendo de vista algunos otros que también te pueden acercar a lo que estás buscando.

Por ejemplo: en mi iglesia anhelábamos tener una plataforma con una medida específica que nos fuera funcional respecto al tamaño de nuestro auditorio. Esto nos llevó a buscar en internet plataformas con las medidas y características que necesitábamos y para nuestra sorpresa nos dimos cuenta de que eran extremadamente caras. Los precios de éstas plataformas estaban completamente fuera de nuestro alcance. Por esta razón, decidimos tomar acción y construirla nosotros mismos. Nos encargamos de comprar madera, la cortamos y pintamos y compramos también bloques de hielo seco para construcción que nos sirvieron como base de la plataforma. Finalmente, compramos una tela para cubrir la plataforma y que no se notaran los hielos secos. Para ser honestos, la plataforma quedó muy bien. Funcionó perfecto para lo que necesitábamos y no nos vimos en la necesidad de gastar tanto dinero.

Lo que queremos decirte a través de este ejemplo es que siempre existen opciones y alternativas. Si tienes algo en mente que sale de tu presupuesto, busca en internet otras opciones o ideas de alcanzarlo, puedes sorprenderte del resultado.

 

Piensa a largo plazo

Si el presupuesto de tu iglesia es limitado, debes procurar cuidarlo y sacar el mayor provecho de él. Una manera de hacerlo es pensar en adquirir o construir cosas que puedan ser una solución a largo plazo y no solo en el momento. Puedes hacerte preguntas como: ¿esto que vamos a comprar nos va a servir en el futuro? ¿lo seguiremos utilizando? ¿podremos reciclar este material en otra ocasión? ¿cómo podremos usar este material en los siguientes años?

Es importante que los gastos que realices sean fructíferos en el futuro, ya sea que su uso se extienda por años o bien, que puedas usar ese mismo material para darles distintos propósitos.

Por ejemplo: en mi iglesia adquirimos unas bocinas que posiblemente en un par de años terminen siendo muy pequeñas para nuestro auditorio principal. Sin embargo, cuando nuestra iglesia crezca y llegue ese momento, podremos usarlas en otras áreas, por ejemplo: el ministerio de niños o el lobby. En fin, sabemos que esa inversión nos seguirá siendo útil por muchos años más.

Si no es algo que servirá por mucho tiempo quizá no debería ser una opción tan viable.

 

Consulta a los que saben

A fin de poder cuidar el presupuesto es importante que después de investigar ideas siempre consultes a un experto en el tema. Alguien que realmente te dé una segunda opinión a ver si lo que estás por hacer o implementar es realmente viable, no sea que después por conseguir algo barato te termine saliendo más caro.

En una ocasión, un pastor notó que cada vez que predicaba había un problema con el sonido de su voz. Todos concluyeron que era el micrófono que le asignaron ya que las veces que lo cambiaba el audio sonaba bien. Por lo anterior, el pastor llegó a la conclusión de que la solución sería comprar un micrófono nuevo de mejor calidad. Días más tarde, la iglesia hizo una gran inversión en el nuevo micrófono solo para darse cuenta de que el problema no era el micrófono, era el cable.

En este ejemplo, si el pastor hubiera consultado a un experto se hubiera ahorrado ese gasto y esa frustración.

 

Haz lo mejor con lo que tienes.

Recientemente escuché a un equipo de medios de una iglesia que consiguió hacer una inversión grande consiguiendo aparatos para su producción. La persona que se los vendió les aconsejó que a fin de sacarle el mejor provecho deberían de investigar, aprender a usar y estudiarlo. El equipo podría lograr increíbles cosas solamente había que saber utilizarlo.

Todos los miembros del equipo se emocionaron por tenerlo y dijeron que le sacarían el mejor provecho. Sin embargo, después de algunos años, el líder del ministerio confesó que la iglesia solamente aprovechaba el 10% de la capacidad de ese equipo. De haber conocido el uso que le darían al equipo posiblemente pudieron haber adquirido un equipo inferior y ahorrarse mucho dinero.

Así que, antes de desear tener equipos más grandes y profesionales, ¿por qué no sacarle todo el provecho al equipo con el que ya contamos?